viernes, 13 de marzo de 2009

El vergonzoso en palacio

Recuerdo una de las comedias que escribí hace un tiempo, en la que me divertí muchísimo, se trata de El vergonzoso en palacio, que pertenece al subgénero de la comedia palatina, en esa época no me había dado cuenta, pero ahora que me fijo esta obra pertenece al estilo de teatro barroco español. Actualmente la gente discute sobre el momento en que la compuse, algunos críticos, como Everett Hesse creen que la escribí en 1606, otros, como Blanca de los Rios, dicen que entre 1611 y 1612, aunque, si os digo la verdad, ni yo mismo lo sé, porque ya hace mucho tiempo y como a cualquier persona mi memoria va fallando y algunos detalles, como fechas, palabras exactas de mis obras... acabo olvidándolos. Dos de sus características principales son la lejanía temporal, ya que la acción se sitúa sobre 1400, y la lejanía geográfica. En el vergonzoso de palacio desarrollé uno de los temas favoritos de estas comedias, el del plebeyo que quiere un ascenso social y al final descubre que tiene origen noble.
Otros críticos como Ángel Valbuena Prat o Juan Luis Alborg, calificaron mi obra como comedia de carácter, basándose en la supuesta profundidad de la caracterización psicológica de los personajes protagonistas, según estos críticos este es uno de mis rasgos más característicos aunque, la verdad no me había dado cuenta de que lo hacía.
Bueno, creo que va siendo hora de que hable un poco más de mi obra. Consta de 3 actos, trata de un joven portugués que se escapa de la casa de su padre porque siente la ambición de ascender socialmente, convencido de que su humilde origen no se corresponde con su altos pensamientos y al final acaba en el palacio del Duque de Avero, allí se enamora de una de sus hijas, Magdalena y Antonio, el Conde de Penela se enamora de la otra hija, Serafina. Al final estas dos parejas se casan tras unos líos amorosos. Bueno, esto es un breve resumen de mi obra, espero que os guste, pues a mí me ha encantado escribirla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada